Litigio Nacional

Compartir en  

Más de 600 víctimas de Hidroituango radican demanda contra el Estado
Organizaciones sociales y jurídicas se unen a este llamado por la justicia social y climática.

Martes 19 de enero de 2021

El Movimiento Ríos Vivos, en compañía del Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y la Comisión Colombiana de Juristas, instauró el 12 de enero de 2021 una demanda de reparación directa con la intención de conseguir la restauración integral de las comunidades afectadas como consecuencia del desastre ambiental originado por Hidroituango en 2018. Con esta acción se busca reparar integralmente a más de 600 miembros del Movimiento que resultaron damnificados por las deficiencias en el diseño, la implementación, estructuración y construcción del megaproyecto hidroeléctrico.

La demanda surgió después de un proceso de investigación y análisis que duró más de un año. En este lapso, se reunieron testimonios, estudios técnicos y jurídicos, con los cuales se concretaron los argumentos que demuestran la responsabilidad de las entidades demandadas. Bajo esta línea causal de responsabilidad solicitamos a las autoridades judiciales que ordenen una reparación integral de las personas y territorios afectados por la negligencia e imprudencia de la administración y se retrotraiga todo a su estado original. Además, solicitamos la restauración de las condiciones ambientales del río Cauca, la recuperación de especies de peces y la mitigación de los factores de deterioro ambiental que han afectado la zona. Dentro de nuestras peticiones está el desmantelamiento completo y controlado del proyecto hidroeléctrico, debido a sus fallas estructurales y a que ha sido el responsable de un constante deterioro y destrucción ambiental en los ecosistemas del río Cauca.

Presentamos los argumentos que demuestran cómo EPM, la ANLA, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible e Hidroituango desconocieron sus deberes para evitar la catástrofe ambiental de 2018, originada por el colapso de la galería auxiliar de desviación de la represa. Esta falla en el diseño y la construcción llevó al desplazamiento masivo de miles de personas en las zonas de influencia del proyecto. Las principales actuaciones que provocaron esta catástrofe fueron: el cambio abrupto en los diseños del proyecto, la negligencia de las autoridades, la omisión constante de alcaldes y gobernadores, la sed de aceleración para el cumplimiento de metas ilusorias de construcción y la desprotección absoluta de las comunidades que han ejercido oficios ancestrales mucho antes de la llegada de la megaobra.

Entendemos que este es el paso inicial de una larga batalla judicial que emprenderemos para que los responsables de esta catástrofe reparen la historia, la vida y la cultura de los cientos de personas que han sido constantemente invisibilizadas por el proyecto Hidroituango. También comprendemos que hacen falta décadas para recuperar los daños ambientales ocasionados al río Cauca, pero este es un proceso necesario para salvaguardar uno de los cuerpos de agua más importantes del país. Hoy los miembros del Movimiento sentamos ante los estrados judiciales nuestra voluntad de lucha para revertir una de las catástrofes ambientales y sociales más complejas que han ocurrido en los últimos años en Colombia.

Movimiento Ríos Vivos, Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo y Comisión Colombiana de Juristas.