Columnas de la Dirección

Compartir en  

Urge un fiscal "ad hoc"

Jueves 10 de febrero de 2022

Por: Gustavo Gallón Giraldo en El Espectador


Un video entregado por Aída Merlano a la revista Cambio, publicación que felizmente resucitó este domingo, muestra detalles del allanamiento a la cocina de su casa el 11 de marzo de 2018. Allí se ve a una mujer policía depositar algo en una despensa. Una hora después, un grupo de policías retiran de esa despensa un revólver que, según Aída, fue exhibido en el proceso judicial en su contra como prueba de que ella habría cometido el delito de porte de arma de fuego sin salvoconducto.

Ese video no solo demuestra el montaje que se perpetró en su contra, sino que da credibilidad a su versión sobre los detalles de la compra de votos en la que está comprometida. Ella reconoce su participación al respecto, pero agrega que su actuación era parte de una operación mayor, organizada por políticos de la Costa, entre los cuales menciona a los Gerlein y a los Char. Puso de presente también otra grabación, tomada un día antes, el 10 de marzo, en la que aparece acudiendo al vehículo de Alejandro Char quien, según ella, le entregó, para comprar votos, una caja con 500 millones de pesos en efectivo, parte de los cuales fueron incautados luego en el allanamiento.

Como Alejandro Char, en declaraciones ante la Corte Suprema, negó haber tenido vínculos con ella, Aída Merlano reveló que los dos habían tenido una relación sentimental y mostró fotos para demostrarlo. Dijo que los Char fraguaron su fuga cuando estaba presa, la cual se llevó a cabo descolgándose por la ventana de un consultorio odontológico donde había sido atendida, y que la trasladaron a Valledupar secuestrada. Afirmó que planeaban asesinarla y desaparecerla para que no contara lo que sabía de ellos en relación con la compra de votos.

Dijo también que los Char “siempre han tenido un fiscal de bolsillo”. Quizás eso explique el montaje judicial en su contra, así como la eliminación o el borrado de otros videos que ella dice que había en su sede y que los comprometían. Pero lo más grave de esto es que en tales condiciones es muy difícil que prospere una investigación sobre algo tan delicado como lo denunciado por Aída Merlano. En la medida en que hay señalamientos contra la Fiscalía, esta entidad debería considerarse impedida de actuar en este caso y procedería que la Corte Suprema nombrara un fiscal ad hoc para esclarecer este esperpento.

Algo similar debería hacerse con otras situaciones tanto o más escandalosas frente a las cuales la institucionalidad colombiana no tiene capacidad para reaccionar adecuadamente. Entre ellas cabe mencionar las más de 250 denuncias contra Álvaro Uribe engavetadas en la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes. O los nombramientos de embajadores no pertenecientes a la carrera diplomática por parte del presidente Duque, que han sido denunciados recientemente, y que causarán un importante detrimento patrimonial al Estado por los ingentes gastos que implicará su desplazamiento y el de su menaje y su pronto regreso. O la Ñeñepolítica. O los 70.000 millones del contrato con Centros Poblados. O las relaciones de Lafaurie con los paramilitares. La lista es larga.

Ojalá estas elecciones puedan crear una situación política más propicia para el nombramiento de ese o esa fiscal ad hoc.

 

Gustavo Gallón Giraldo

Director de la Comisión Colombiana de Juristas (www.coljuristas.org)

Acerca de Gustavo Gallón Giraldo, Director de la Comisión Colombiana de Juristas

Defensor de derechos humanos. Abogado de la Universidad Externado de Colombia.

Diplome D'Etudes Approfondies - D.E.A. en Ciencia Política de la Universidad de París I.

Estudios de doctorado en Sociología Política de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París (1976-1983).

Columnas recientes de Gustavo Gallón Giraldo