Puntos de vista

Compartir en  

Las columnas y artículos publicados en esta sección de "Puntos de Vista" hacen parte de un espacio en donde nuestros integrantes se expresan libremente y lo dicho en este espacio no compromete ni refleja necesariamente la opinión de la Comisión Colombiana de Juristas.

La verdad nos hará libres

Jueves 30 de noviembre de 2017

Por: Cielo Linares en CCJ


La primera víctima, cuando llega la guerra, es la verdad. [1]

Parafraseando a Winston Churchill [2], la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Reconciliación y la no Repetición, o mejor dicho, las 11 personas elegidas el 9 de noviembre de 2017 como Comisionados y Comisionadas deberán ser los protectores de la verdad, deberán debelar las mentiras y protegerla de ellas. Sin embargo, en épocas donde todo y nada es verdad, en sus manos se encuentra la tarea más compleja de la justicia transicional: descubrir y contar la verdad de lo sucedido.


Sin negar la importancia de la Jurisdicción Especial para la Paz en el proceso de justicia transicional acordado entre el Gobierno y las Farc en noviembre de 2016, el desafío más grande del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición frente a la reconciliación será descifrar las cinco famosas W (quién, cómo, por qué, dónde y cuándo), labor que emprenderá la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Reconciliación y la no Repetición. Sin embargo, es necesario sumarle una preocupación previa y fundamental: ¿cómo superar la crisis de la verdad en la era de la post-verdad?

La importancia de la verdad es tan vieja como la civilización misma, (a modo de ejemplo, la palabra "verdad" deriva del latín veritas), e implica que debe existir concordancia entre lo que se dice/piensa/cree con lo que "es"  [3]. La sensación del ser humano de que la verdad es, de alguna manera, esencial para vivir bien es el porqué de que uno de los versículos del Evangelio más citados sea Juan 14: 6, en el que Jesús proclama: "Yo soy el camino, la verdad y la vida".

De algún modo, sin embargo, la verdad ha dejado de ser clara o simple. De hecho, no es raro escuchar a las personas negar que exista algo así como la verdad, solo opiniones: con frases como lo que es "verdadero para ustedes" o "verdadero para mí". La verdad solía parecer simple porque era fácil suponer que la mayoría de lo que creíamos que era cierto, en realidad, era cierto, que las cosas eran lo que parecían, que la sabiduría transmitida de generación en generación era intemporal.

Esta simplicidad ha sido erosionada por una variedad de fuerzas diferentes. La ciencia nos muestra que gran parte de lo que pensamos acerca de cómo funciona el mundo es falso, y que incluso estamos equivocados sobre el funcionamiento de nuestras propias mentes. El ritmo de su desarrollo nos ha dejado cuestionándonos si la ortodoxia de hoy será la falacia obsoleta del mañana.

La apertura de las sociedades democráticas también ha permitido que la prensa libre exponga más y más lo que sucede en los corredores del poder, haciéndonos cada vez más conscientes de las formas en que somos engañados. Y, al mismo tiempo, se encuentran medios de comunicación que, escudándose en la libertad de expresión y los principios democráticos -o simplemente por no confirmar su fuente-, dan por cierto algo incierto o falso.

La historia demuestra cuán sencillo es que la idea de la verdad sea inquietantemente utilizada, abusada, ocultada o distorsionada. Sin embargo, no es necesario retrotraer el análisis mucho, y basta mirar las campañas electorales de 2016: desde los mecanismos para desinformar a la población utilizados en Inglaterra para votar a favor del Brexit [4], hasta frases o campañas en Colombia para atacar el Acuerdo de Paz como "El acuerdo con las Farc nos lleva de narices a una peligrosa dictadura homosexual" (Marco Fidel Ramírez), o "No al aborto/No a quienes atacan la familia/No al enfoque de género/Por eso digo No a los acuerdos de La Habana" [5], son un fiel ejemplo de esta crisis.

Esto es post-verdad. En esta era, las fronteras se desdibujan entre la verdad y la mentira, la honestidad y la deshonestidad, la ficción y la no ficción. Engañar a los demás se convierte en un desafío, un juego y, finalmente, en un hábito. Tal es el problema que incluso el Diccionario de Oxford determinó que 2016 fue el año de la palabra "post-verdad".

Sin embargo, que la verdad se haya vuelto menos clara y simple, no implica que la mayoría de la sociedad haya dejado de creer en ella. El pueblo sigue indignado por las mentiras como lo ha hecho alguna vez [6], de ahí el foro de hace un par de semanas de los medios de comunicación más importantes del país sobre cuál es el rol del periodismo en esta crisis. La nueva serie "The Punisher"es otro reflejo de esta necesidad social por saber la verdad. La última frase del segundo tráiler lo deja claro: "The world needs to see the Truth" o "el mundo necesita ver la verdad".

De esta manera, el problema de la post-verdad no radica en el valor de la verdad, sino en una sensación generalizada de que no se puede confiar en gran parte de lo que se nos dice. Desde posibles compañeros hasta probables empleados, ya no estamos seguros de con quién estamos tratando exactamente. La desconfianza no radica en entender la importancia y significado de la verdad, sino en cómo y quién la establece.

Así, la forma más fácil de generar dudas frente a la verdad es atacar y desacreditar a quién debe establecerla, en este caso las y los Comisionados, hecho que se produjo desde antes de su elección, y especialmente luego del 9 de noviembre. Será una de las misiones de la CEV y de todos los demás actores (en particular las organizaciones de la sociedad civil) defender el prestigio y la imparcialidad de la Comisión.

Colombia necesita de la verdad y los perfiles de los y las comisionadas dan garantías necesarias para confiar en su imparcialidad para la determinación de la misma. Como la ha dicho Mark Akenside "cuando la verdad se digna a venir, su hermana la libertad no estará lejos" permitamos que la Comisión nos ayude a ser libres.

Referencias / Fuentes

[1] Frase atribuida al senador estadounidense Hiram Johnson en 1917.

[2] Durante la Segunda Guerra Mundial expresó "In wartime, truth is so precious that she should always be attended by a bodyguard of lies".

[3] Según Aristóteles decir de qué es lo que no es, o lo que no es lo que es, es falso; mientras que decir de qué es que es, y de qué no es lo que no es, es verdad.

[4] Para mayor información, ver Gemma Joyce, Brexit Data: Post-Truth Politics and the EU Referendum, marzo 2017 en https://www.brandwatch.com/blog/react-brexit-post-truth/

[5] Campaña por el No a los Acuerdos de Paz tomada por el Consejo de Estado el 19 de diciembre de 2016 (radicado 11001-03-28-000-2016-00081-00) para demostrar que existió un "engaño generalizado" para votar en contra del plebiscito por la paz.

[6] Frente al argumento de que cada vez hay menos indignación por la mentira, este fenómeno no corresponde a la falta de rechazo de la misma, sino a la imposibilidad de ver la mentira como tal. Una mentira, dicha como verdad y por alguien con autoridad, será verdad para la sociedad, y resultará sumamente complejo romper esa falacia por medio de un pensamiento crítico.

Acerca de Cielo Linares, Abogada de Incidencia Nacional

Abogada de Incidencia Nacional

Puntos de vista recientes de Cielo Linares

No hay puntos de vista recientes