Sala de Prensa

Compartir en  

La Comisión Colombiana de Juristas y La Corporación Sisma Mujer rechazan las amenazas a la comunidad de El Salado y las declaraciones del ministro de Defensa
El ministro de Defensa declaró en radio que la masacre contra esa comunidad habría sido cometida por paramilitares en "la búsqueda de una amante de Martín Caballero"

Miércoles 16 de enero de 2019

El 11 enero en horas de la mañana, el señor Ministro de Defensa declaró en la emisora Blu Radio que la Masacre de El Salado, cometida en febrero del año 2000 y en la que murieron más de sesenta pobladores, se cometieron actos de violencia sexual contra varias mujeres del corregimiento y por la cual se tuvo que desplazar toda su población, habría sido perpetrada por un grupo de paramilitares que estaban en la búsqueda de “una amante de Martín Caballero”. Este pronunciamiento discriminatorio y revictimizante, dado en un medio de comunicación nacional cuando se le preguntó al señor Ministro por la situación actual de amenazas en El Salado, constituye una afrenta a los derechos de las víctimas a la verdad y la justicia, y generan gran preocupación por la postura de quien tiene el deber constitucional de garantizar no solo la seguridad, sino todos los derechos de las víctimas de El Salado, en el contexto de temor y zozobra actual de la comunidad por cuenta de la reaparición de múltiples amenazas contra sus líderes y lideresas.

El 16 de febrero del año 2000, aproximadamente 450 combatientes del Bloque Héroes de los Montes de María de la Autodefensas Unidad de Colombia[1] con el apoyo de la infantería de marina, ingresaron al corregimiento de El Salado, en donde violentaron sexualmente, asesinaron y torturaron a su población al considerarla cómplice de la guerrilla. La Masacre duró cuatro días y el resultado del terror fueron los más de sesenta pobladores que murieron en El Salado y veredas cercanas, más de diez víctimas documentadas de violencia sexual, la desaparición de un importante número de personas y el desplazamiento de toda la comunidad[2], de la cual solo ha podido retornar el 10%. Actualmente existen investigaciones y sanciones penales y/o disciplinarias contra varios miembros de la Infantería de Marina por su participación en estos hechos[3], así como contra civiles residentes de la región que ayudaron a identificar a los supuestos auxiliadores de la guerrilla, quienes posteriormente eran ejecutados por los paramilitares en la cancha de fútbol del pueblo.

Han transcurrido casi veinte años desde la comisión de la Masacre y la población salaera continúa padeciendo nuevos escenarios de violencia y revictimización. Las organizaciones firmantes hemos documentado los impactos no solo de la victimización, sino de la ausencia de una respuesta adecuada por parte del Estado. Estas circunstancias han generado en la población una prolongación del dolor, la desconfianza generalizada hacia las relaciones sociales cercanas como respuesta a los procesos de estigmatización, señalamiento, debilitamiento del tejido social y de sus redes de apoyo comunitarias, así como la invisibilización de las mujeres víctimas de violencia sexual en la Masacre. El ambiente que se vive hoy en El Salado recuerda a sus mujeres y hombres las circunstancias que precedieron los terribles hechos del 2000.

Bajo este contexto, resulta inadmisible que el señor Ministro exprese que la magnitud de la Masacre, así como su planeación, motivaciones y ejecución obedecieron a la persecución de “una amante de Martín Caballero”, no solo por el desconocimiento de la memoria histórica y judicial que ha logrado construirse en estos casi veinte años, sino porque su apreciación alimenta los imaginarios de discriminación en contra de las mujeres. Adicionalmente, debe tenerse en cuenta que estas declaraciones se dan en un momento de amenazas sistemáticas contras diferentes defensores y defensoras de derechos humanos de El Salado, por lo que su impacto es mayor y puede generar desconfianza de los pobladores respecto de las medidas de seguridad que se han estado implementado en los últimos días, consistentes principalmente en un aumento de la presencia de la fuerza pública en El Salado. Además valida este tipo de hechos, en que está comprometida la responsabilidad de integrantes de la fuerza pública, animando por tanto a su repetición.

En virtud de todo este contexto, nuestras organizaciones consideran que el reduccionismo y el estereotipo de género expresados en las declaraciones del ministro deben ser objeto de una retractación y aclaración, en donde se garantice el derecho a la verdad y la dignidad de los hombres y las mujeres salaeras

Las declaraciones del señor Ministro de Defensa se puede encontrar en el minuto 6.48’ del siguiente link: https://www.bluradio.com/judicial/amenazas-lideres-sociales-en-el-salado-estan-conjuradas-mindefensa-202300-ie435

Corporación Sisma Mujer y Comisión Colombiana de Juristas

Bogotá, 16 de enero de 2019

[1] Comisión Colombiana de Juristas, Colombia: La metáfora del desmantelamiento de los grupos paramilitares. Segundo informe de balance sobre la aplicación de la ley 975 de 2005, Bogotá, 2010, pp. 62 y ss.

[2] La documentación de todas las victimizaciones en el marco de la Masacre de El Salado se encuentra en la investigación que adelanta la Fiscalía General de la Nación bajo el radicado No. 721, a cargo de la Fiscal 96 Especializada contra la Corrupción.

[3] En sentencia del 4 de julio de 2018, la Corte Suprema de Justicia – Sala de Casación Penal condenó al Capitán de Corbeta Héctor Martín Pita, por su participación activa en la comisión de la Masacre de El Salado.