Sala de Prensa

Compartir en  

Cójala suave, estamos protestando para su bienestar.
10 consejos para entender y sobrellevar las marchas

Miércoles 28 de noviembre de 2018

SE VALE PROTESTAR.

10 consejos para entender y sobrellevar las marchas

Protestas y manifestaciones hay en todo el mundo. Protestar es una manera legítima de exigir a las autoridades que cumplan lo prometido, o de expresarnos sobre temas que nos afectan y queremos comunicarlo a toda la
sociedad. Si escucha que la gente va a hacer una protesta, párele bolas, ponga atención y prepárese.

En un día de manifestaciones hay vías cerradas y dificultades para el tránsito vehicular. Las manifestaciones, se hacen en las calles no en los andenes. Seguramente esto genere consecuencias sobre la movilidad, pero permite que las personas que no hacen parte de la protesta se informen sobre lo que se reclama o defiende.

Los cierres viales desesperan un poco. Si le sacan de quicio, tome precauciones: calcule tiempos, escoja otra ruta para llegar a su destino, llévese unos zapatos cómodos en la maleta, agua, y algo para picar por si se alarga el trancón.

Si le cogió por sorpresa, aproveche para tener tema de conversación. Pregunte por qué hay personas protestando. A lo mejor es algo que también le afecta o le interesa a usted. Coméntelo con las personas que estén a su alrededor. Intercambie opiniones y comparta una buena charla. Trate de arreglar el país.

Si le preocupan las implicaciones de llegar tarde a su trabajo, (obvio, nos pasa a todos). Hable con su jefe, explíquele, mándele un mensaje para informar su retraso y envíe fotos. ¡La evidencia es clave!

Busque información de origen distinto al que siempre consulta. No siempre los medios de comunicación le dirán toda la verdad. Por las redes sociales se comparten muchas noticias falsas o desactualizadas; confirme que la información sea cierta comparando varias noticias.

Si está de acuerdo con los objetivos de la protesta, ¡expréselo! Saque un pañuelo, escriba en una hoja que tenga a mano o salúdelos al pasar. Eso
significa mucho para quienes están protestando.

No se deje engañar, las protestas no son malas. Protestar en un país con tantos problemas, injusticias, desigualdades e impunidad, se vale, se justifica y tenemos derecho a hacerlo. Analice las causas y los objetivos de las protestas, valore los puntos de vista que allí se expresan y sus propuestas.

La policía debe garantizar y proteger la protesta. Si una o varias personas causan daño a los demás, deben ser aislados de la protesta para garantizar que pueda continuar. Pero eso no significa que la policía pueda golpearlos, causarles heridas, detenerlos sin justificación ni ocultar su paradero. Si ve abuso policial, solidarícese y denuncie por redes sociales. Un día puede ser usted o alguno de los suyos.

Las personas que están marchando lo hacen buscando el bien común. La educación pública y de calidad, la salud, la alimentación básica, el trabajo digno y bien pago, entre otros, son derechos humanos, no regalos, por eso es legítimo exigirlos.

Ya sabe, paciencia, solidaridad y comprensión. Si se anima y puede: Venga únase a la manifestación‼

¡Cójala suave, estamos protestando para su bienestar! 

 

Entradas recientes de Sala de Prensa

No hay entradas recientes