Litigio Nacional

Compartir en  

A 19 años del asesinato de Jaime Garzón se condena a José Miguel Narváez
El periodista, defensor de derechos humanos y crítico político murió el 13 de agosto de 1999

Jueves 16 de agosto de 2018

Con fecha del pasado 13 de agosto, Día Nacional de la Esperanza[1], en el que se conmemoró un nuevo aniversario de la muerte de Jaime Garzón, el Juzgado Séptimo Penal Especializado de Bogotá condenó a José Miguel Narváez Martínez a 30 años de prisión, al considerar que fue determinador del homicidio. 

La condena representa un logro histórico en materia judicial, dado que es la segunda que se profiere por el homicidio de Jaime (Carlos Castaño fue condenado el 10 de marzo de 2004), pero la primera que se da contra una persona viva.

José Miguel Narváez, quien es oficial de la reserva, es reconocido públicamente por haber sido subdirector del DAS durante el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez (2005). Trabajó como profesor en la Escuela Superior de Guerra y en la Escuela de Inteligencia y tenía estrechas relaciones con militares de alto rango.

Según lo señalado por el paramilitar Diego Fernando Murillo - alias “Don Berna” -, Narváez era miembro orgánico de las Autodefensas Unidas de Colombia y funcionaba como intermediario con miembros del Ejército para informar de operativos contra el grupo paramilitar y, esencialmente, para suministrar información de personas que supuestamente tuvieran vínculos con la insurgencia, tal y como ocurrió de forma injusta con Jaime, a quien se señaló cruentamente de recibir pagos por su intermediación en la liberación de personas secuestradas. Valga la pena mencionar que este señalamiento ha sido desvirtuado en todas las instancias judiciales que han conocido del caso.

La Sentencia del Juzgado Séptimo es un eslabón más para demostrar la alianza que hubo entre miembros del Ejército (entre ellos Jorge Eliécer Plazas Acevedo y Rito Alejo del Río) y grupos paramilitares para perseguir y asesinar a periodistas y defensores de derechos humanos como Jaime, Mario Calderón, Elsa Alvarado, Jesús María Valle y Eduardo Umaña Mendoza.

A pesar de lo anterior y, de forma paradójica, en la decisión se dejó de reconocer el homicidio como un crimen de lesa humanidad. Ello será objeto del recurso de apelación que se interpondrá desde la Comisión Colombiana de Juristas, toda vez que el asesinato de Jaime no sólo ocurrió por su brillante actividad periodística y la labor humanitaria que realizó, sino que además el crimen hizo parte de un ataque sistemático y generalizado en contra de periodistas y defensores de derechos humanos como los señalados anteriormente.

La verdad requiere seguir siendo desentrañada en los diferentes escenarios judiciales en los que se encuentra el caso de Jaime: La justicia ordinaria, la JEP y el Sistema Interamericano de Derechos Humanos. Su compañera Gloria, sus familiares y la sociedad colombiana en conjunto, lo reclaman desde hace 19 años.

[1] Ley 1491 de 2011. Artículo 4.

Foto tomada del siguiente enlace.