Columnas de la Dirección

Compartir en  

El paramilitarismo inocente

Miércoles 03 de noviembre de 2010

Por: Gustavo Gallón Giraldo en El Espectador


Uno de los entuertos que le dejó el anterior Gobierno al actual es la ilegal situación de los paramilitares dejados en libertad sin ser sometidos siquiera a la llamada ley "de justicia y paz" (ley 975). De 31.600 paramilitares supuestamente desmovilizados en forma colectiva, 28.000 pasaron del monte a su casa sin ninguna investigación judicial, con el astuto argumento de que no existí­a un proceso ni una condena previa en su contra, a pesar de encontrarse en flagrante delito. Un "Comité de Dejación de Armas" (CODA), presidido por el ministerio del Interior y de Justicia, y con la secretarí­a técnica del ministerio de Defensa, les concedí­a un certificado de desmovilización [1]. Con ese papel, la Fiscalí­a formalizaba su exoneración de responsabilidad penal por haber formado parte de organizaciones ilegales, como si fuera una simple infracción de tránsito, y no hubiera implicado la comisión de crí­menes de guerra y de lesa humanidad [2].

El Gobierno logró que la opinión percibiera como normal esa amnistí­a de facto. La Corte Suprema de Justicia anuló en julio de 2007 la exoneración de uno de esos 28.000 casos, al advertir que la Constitución no permite conceder amnistí­as ni indultos para tales crí­menes [3]. Para entonces, 11.000 paramilitares habí­an ya formalizado su exoneración en la Fiscalí­a, y 17.000 más estaban en turno. Como si todo se redujera a un problema de trámite, se aprobó una ley para permitir que el Fiscal renuncie a la persecución penal de estos casos, previa declaración jurada del implicado en la que afirme no haber cometido delitos diferentes a la pertenencia al grupo paramilitar, y porte ilegal de armas y uniformes [4]. La ley (1312 de 2009) ha sido demandada ante la Corte Constitucional, y no se ha aplicado todaví­a, por temor a que sea anulada, pues es un indulto encubierto.

El problema no es de simple trámite. Entre estos 28.000 paramilitares en libertad hay más de uno comprometido en graves masacres, violaciones sexuales u otras atrocidades. No todos ellos son, como se ha querido hacer creer, simples reclutas. Por supuesto que varios de ellos ni siquiera son paramilitares y fueron presentados falsamente como tales, como lo han reconocido algunos cabecillas. Otros son ví­ctimas: niñas y niños vinculados forzadamente al paramilitarismo. Algunos más tienen una voluntad sincera de corregirse y reintegrarse, y el Estado debe apoyarlos en ese empeño. Pero muchos no están en esa situación: siguen siendo paramilitares, o sencillamente están por fuera de los programas de reintegración, sin saldar su deuda con la sociedad ni contribuir a la verdad, la justicia, la reparación y las garantí­as de no repetición.

El Estado no puede seguir renunciando a su deber de hacer posible tal contribución. Por ello, en vez de alarmar, debe celebrarse que la Fiscalí­a haya empezado desde junio a librar por fin órdenes de captura contra algunos de estos 28.000 paramilitares, como lo ha revelado la Alta Consejerí­a para la Reintegración [5]. Deberí­a empezar por los ausentes, que son los que no participan en los programas de la Alta Consejerí­a. En todo caso es una oportunidad para que el nuevo Gobierno comience a deshacer los entuertos que en esta materia le dejó el anterior y se oriente hacia el efectivo desmantelamiento del paramilitarismo.

Referencias / Fuentes

[1] Decreto 128 de 2003, art. 12.4.

[2] ͍d., arts. 13 y 21.

[3] Corte Suprema de Justicia, Sala de Casación Penal, Segunda instancia 26945, c/ Orlando César Caballero Montalvo, M.P. Yesid Ramí­rez Bastidas y Julio Enrique Socha Salamanca, 11 de julio de 2007.

[4] Art. 324, ordinal 17, de la ley 906 de 2004 (Código de Procedimiento Penal), según modificación introducida por la ley 1312 de 2009, art. 2.

[5] "Estalla lí­o jurí­dico para 17 mil ex Auc", El Tiempo, nov. 2/10, pág. 4.

Acerca de Gustavo Gallón Giraldo, Director de la Comisión Colombiana de Juristas

Defensor de derechos humanos. Abogado de la Universidad Externado de Colombia.

Diplome D'Etudes Approfondies - D.E.A. en Ciencia Política de la Universidad de París I.

Estudios de doctorado en Sociología Política de la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París (1976-1983).

Columnas recientes de Gustavo Gallón Giraldo